Consultar RFC

Las personas físicas y las personas morales deben consultar RFC de manera periódica para que así puedan estar plenamente seguros de que han cumplido con sus obligaciones fiscales de acuerdo con las fechas que aparecen en el calendario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Somos conscientes de que además de que hay personas que desean consultar RFC hay otras que requieren saber que es el Registro Federal de Contribuyentes y como lo pueden obtener.

Dentro de la República Mexicana cualquier ciudadano que decida empezar a trabajar en una empresa o bien poner un negocio por su cuenta, debe darse de alta en cualquiera de las oficinas del Servicio de Administración Tributaria (mejor conocido como SAT) para que de este modo su registro quede asentado en la base de datos y así las autoridades que se dedican a recaudar impuestos tengan las herramientas suficientes para fijarle una tasa equitativa a cada individuo.

Hay que tomar en cuenta que una de las metas de la SHCP es garantizar que la totalidad de recursos recaudados lleguen a los programas sociales que lo necesitan. Si no existieran las contribuciones, no se le podría dar impulso a las zonas más marginadas del país.

Por ejemplo, con tus impuestos se paga la pavimentación de las calles, la creación de escuelas, el surgimiento de nuevas clínicas de especialidades dependientes del Seguro Social, el sistema de agua potable etcétera.

Consultar RFC

De hecho, el pago de impuestos que día a día realizamos los mexicanos funciona también para crear programas de difusión internacional de nuestras zonas turísticas. Dicho de otro modo, tanto las empresas como los particulares ayudan a que el turismo no solamente se mantenga en un nivel estable, sino que cada año nos visiten nuevas personas y por consiguiente la derrama económica de ese sector sea mayor.

Consultar RFC: Código personal e intransferible

Tal y como apunta el subtítulo de esta reseña, el Registro Federal de Contribuyentes es un instrumento que el Gobierno Federal le entrega de manera gratuita a las personas o empresas que participan de manera activa en la economía del país.

Desde el momento en que fue creado, se pensó en la mejor forma para evitar que el consultar RFC fuera demasiado complicado.

Para lograr esto, el personal que ideó la conformación de este código decidió incluir datos personales de cada persona (física o moral)

– Las primeras dos posiciones son ocupadas por la primera consonante y primera vocal de nuestro apellido paterno. Por ejemplo, en el apellido “Benítez” quedaría de la siguiente forma: BE.

– La tercera posición le corresponde a la primera letra de nuestro apellido materno (no importa si es consonante o vocal).

– El puesto número cuatro le toca a la inicial del nombre de pila. Nos detendremos aquí un instante para decirte que si tienes un nombre compuesto con “José” (en el caso de los hombres) y “María” (en el caso de las mujeres) éstos se anulan tomando automáticamente el segundo nombre. Esta regla se instauró debido a que en las oficinas centrales del registro civil, hay miles de personas que llevan esos nombres y de lo que se trata a la hora de consultar RFC es que precisamente sólo aparezca la persona que estamos buscando y no varias que tengan combinaciones de letras similares.

– Los lugares cinco y seis lo tienen reservado el año de nuestro nacimiento.

– Las posiciones siete y ocho le corresponden al mes en que nacimos. Por ejemplo, si nuestro cumpleaños lo celebramos durante el mes de junio, al consultar RFC aparecerá 06.

– Nos acercamos vertiginosamente al final del código alfanumérico del Registro Federal de Contribuyentes. Mencionamos esto ya que los puestos nueve y diez son ocupados por el día de nuestro nacimiento.

– Los últimos tres lugares del RFC son para colocar la Homoclave, así se le llama a un código especial que el Servicio de Administración Tributaria asigna a cada individuo utilizando un programa de computadora.

Por otro lado, el proceso de adhesión al sistema es muy simple y gracias a los avances tecnológicos ahora podemos avanzar mucho más rápido en este trámite, ya que los primeros pasos se pueden realizar directamente con tan sólo acceder al portal oficial del SAT.

Usando el explorador de Internet que más te guste, ingresa a www,sat.gob.mx y oprime en la zona del menú horizontal que lleva por título “Trámites”. Dependiendo del navegador que estés utilizando, puede que seas transferido a una nueva pestaña o bien que la nueva información se cargue en la misma ventana.

En cualquiera de los casos deberás cerciorarte de que la página que te aparezca tenga un menú vertical de color gris en el que la primera opción se llame “Inscripción”. Damos clic ahí y veremos cómo se despliegan de manera automática tres opciones:

– Con CURP.

– Preinscripción Personas Físicas.

– Preinscripción Personas Morales.

La alternativa más sencilla sin duda alguna es la primera, pues el único documento que necesitarás tener a la mano es nada más y nada menos que tu Clave Única de Registro de Población proporcionada directamente por el RENAPO.

A diferencia de lo que obtienes cuando te decides a consultar RFC, la CURP funciona como un método abreviado de nuestra acta de nacimiento. Si tienes alguna duda con respecto a este tema, te invito a que visites algunas de las entradas de este blog, ya que contamos con la información más oportuna sobre ese asunto.

Por ahora regresemos al procedimiento de Preinscripción. Supongamos que no contamos con la CURP. Hacemos clic en “Preinscripción Personas Físicas” y rellenamos los campos de texto que se nos indican (Nombre completo, fecha de nacimiento, sexo etcétera). Para quienes aún no lo sepan, hay un campo denominado como “Clave de Nacionalidad” el cual sólo debe ser llenado por aquellas personas que sean inmigrantes legales en este país o bien que hayan conseguido la nacionalidad mexicana y cuenten con su carta de naturalización. De lo contrario, esa sección del formulario debe permanecer en blanco.

Finalmente vemos un código de seguridad compuesto por letras y números. Es recomendable colocarlo tal y como aparece en la imagen. Es decir, con minúsculas y mayúsculas a fin de garantizar que la información se envíe correctamente a los servidores de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Si realizaste la metodología anteriormente descrita de manera correcta, el sistema te solicitará que ingreses una dirección de correo electrónico personal. De esa manera, se te enviará un número de folio el cual deberás guardar en un sitio seguro, ya que te servirá para recoger la documentación referente a tu RFC en el módulo de atención que elijas al hacer tu cita.

La forma de ingresar a la sección de visitas también es muy fácil y lo mejor de todo es que no tienes que abandonar el portal del SAT. Da clic en la sección “Contacto” del menú horizontal y posteriormente oprime en donde dice “Citas”.

Inmediatamente después aparecerá una página en la cual debemos ubicar la sección “Registrar una cita”.

En el recuadro de esa página se te indicará que además de hacer esto también puedes consultar RFC o pedir que te sean generadas tus facturas electrónicas. Otra opción que tienes a tu disposición en esta zona del sitio es la posibilidad de recuperar tu contraseña en caso de que la hayas perdido.

Bien, pero vayamos a lo importante, en la esquina inferior izquierda de la pantalla aparecerá un cuadrado en cuyo interior se puede leer “Registra aquí tu cita”. Damos clic ahí y luego seleccionamos la entidad federativa en la que vivimos. Posteriormente, se nos pedirá que indiquemos el tipo de trámite que vamos a realizar. En este caso completaremos nuestra inscripción al Registro Federal de Contribuyentes.

El paso siguiente es llenar un pequeño formulario en el que se solicita nuestro nombre completo, dirección de correo electrónico, el teléfono de nuestro domicilio y si es posible un número de telefonía celular. Esto en caso de que las autoridades del SAT quisieran ponerse en contacto con nosotros antes de que llegue la fecha de la cita.

Después del lado derecho de esa misma página encontraremos un calendario marcado con diferentes tonalidades. Aquellos días que tengan un color verde significa que hay completa disponibilidad de horario, los que estén en amarillo, quiere decir que hay pocos lugares disponibles. Finalmente aquellas que son rojos, representan a los que ya están ocupados.

Los fines de semana y días festivos se marcan de color gris para no generar confusiones entre los usuarios.

Cuando ya hayas revisado que la información ingresada sea correcta, da clic en aceptar y escribe un código de seguridad que te será proporcionado.

Luego se te trasladará a una nueva pestaña en donde aparecen los datos completos de la cita que acabas de concertar. En la parte de abajo de ese recibo tienes un botón activo con el cual puedes imprimir ese comprobante.

Vale la pena resaltar el hecho de que no es necesario que dicho recibo sea presentado el día de tu cita en las oficinas del Servicio de Administración Tributaria. Sin embargo, lo que no puede faltar es el número de folio que te fue entregado durante tu preinscripción.

Recuerda que sin esa clave te será imposible consultar RFC.

¿Qué hacer para consultar RFC?

Las personas físicas y morales tienen derecho a consultar RFC las veces que lo necesiten sin que ello les genere ningún costo. Para lograrlo, el SAT ha puesto a su disposición varios canales de comunicación útiles, flexibles y que sobre todo se adaptan a las necesidades de la población.

  • Consultar RFC vía Internet

Esta alternativa es la más veloz y además puedes acceder a tu información personal desde cualquier plataforma en la que te encuentres trabajando (computadora portátil, computadora de escritorio, teléfono móvil etc.) en tanto éste cuente con conexión a Internet.

Ingresa a www.sat.gob.mx y oprime el rectángulo “Trámites”, tal y como si fueras a pedir enlistarte en el RFC sólo que ahora localiza la sección que se llama mi portal y que tiene dos campos de texto activos.

Dentro del primero de ellos deberás colocar la clave alfa numérica del Registro Federal de Contribuyentes que te haya sido asignada. Por su parte, dentro del segundo campo tendrás que poner la contraseña que hayas elegido para ingresar al sistema.

De aquí en adelante sólo deberás estar atento a los pasos que el sistema te da para poder imprimir una copia del documento que necesitas y así poder consultar RFC. Algo que no he tenido oportunidad de mencionar y que no me gustaría dejar de lado es el hecho de que esta copia se puede presentar en cualquier lugar en donde nos la soliciten ya que tiene la misma validez que la original.

Otra ventaja de consultar RFC en línea es que tenemos la oportunidad de descargar un archivo con esa información y tenerlo almacenado en el ordenador hasta el momento en el que lo volvamos a ocupar.

Lo único que debes tener instalado en tu computadora para poder abrir dicho documento es un programa que sea capaz de leer contenido codificado en PDF. Este software se puede conseguir fácilmente desde la página oficial de generación de la Clave Única de Registro de Población. Es gratuito y dependiendo del sistema operativo que manejes será la versión que se descargue automáticamente.

Por si no sabes el nombre del programa en cuestión, te comento que su nombre es Adobe Acrobat.

  • Consultar RFC vía telefónica

Para aquellos que todavía no entran de lleno al mundo de la informática, les comentamos que pueden consultar RFC usando un método tradicional, en este caso el teléfono.

Los individuos (nacionales o extranjeros) que requieran consultar RFC o realizar cualquier tipo de aclaración o cambio deberán comunicarse al 01 800 46 36 720 en horas de oficina.

Si recibes dentro de la unión americana o en territorio canadiense el número al que tienes que llamar es al 1 877 44 88 728.

En cualquiera de los dos casos, un ejecutivo resolverá tus dudas y te ayudará a resolver tu problema de la manera más rápida posible.

Por último, no olvides que la orientación es gratuita. Si alguna persona que te atienda quiere cobrarte por llevar a cabo un trámite o servicio relacionado con el proceso de consultar RFC, te pedimos de la manera más atenta que lo denuncies ante las autoridades competentes.

Agradecemos el favor de tu atención. Si te gustó este artículo o te fue útil por favor compártelo.

 


Next post:

Previous post: